5 cosas que jamás debes decir a alguien que sufre de depresión y como ayudarla.

     1 min ago
0
Leave a Comment
0 SHARE

Estas son algunas de las cosas que escuchan los depresivos y que definitivamente nos les hacen ningún bien.

Los momentos de tristeza y de angustia nos llegan a todos, pero después de solucionar nuestras dificultades o de superar las situaciones difíciles, retomamos nuestra vida de todos los días y aceptamos estos acontecimientos como desafíos que el destino nos impuso.

Pero… ¿qué pasa con aquellas personas que no logran desprenderse de la tristeza e inexorablemente caen en la depresión?

Vivir con depresión es agotador porque representa una batalla constante. La mayoría de las personas que no la sufren, muchas veces no alcanzan a entender que la depresión no es una condición que desaparezca como por arte de magia.

Por más que pensemos que hacemos bien en preguntarle a un depresivo cómo se siente, es probable que muchos de nosotros no sepamos que la depresión es algo diferente para cada uno. Es como si fuera una huella dactilar; porque nadie sufrirá la misma depresión que otro.

Aunque nuestras preguntas o comentarios estén llenos de buenas intenciones, existe una gran posibilidad de que sean tomados a mal por los depresivos. Pero si agregamos la falta de comprensión al sentimiento de ansiedad y de tristeza de alguien que está atravesando por esta situación, la experiencia puede volverse aún más desesperante.

La depresión afecta a un 5% de la población, según la Organización Mundial de la salud, y aparentemente las cifras se incrementarán aún más.

Pero si la depresión ya es bastante terrible para quienes la padecen, es también difícil de controlar para las personas cercanas y el círculo íntimo, que ve cómo sus seres queridos naufragan en una tristeza abismal, sin que ellos puedan ayudarlos. El sentimiento de impotencia que experimentan es inmenso.

Esta enfermedad aísla profundamente y el sentimiento de soledad puede incrementarse como consecuencia de ciertas actitudes o comentarios insensibles o que no están adaptados a la situación. Hablar sin tacto o con poca delicadeza, sólo contribuye a hundir todavía más a los depresivos.

Si temes decir o hacer algo que pudiera afectar a una persona que está pasando por una etapa de depresión, hemos hecho una selección de expresiones que nunca debemos decir en estos casos.

1) ¿Por qué simplemente no eres feliz?

La depresión lleva a la mente a deformar por completo el mundo que la rodea y a inundarla de negatividad y tristeza. Hablar de felicidad a una persona depresiva puede llegar a ser completamente destructivo, porque no es capaz de verla.

No existe solución rápida para este problema e insistir para que la persona cambie de un día de para el otro lo que le sucede, puede reforzar los sentimientos negativos.

2) No eres el único. A mí me pasaron cosas peores.

Decirle a una persona depresiva que otros vivieron situaciones peores no le genera ningún alivio, al contrario.

Explicarle que nuestra historia es más triste o grave que la suya, no permite que el depresivo hable de su propio dolor, ya que se concentra la atención en nosotros y no en ellos.

Además, esto puede hacer que la persona se sienta culpable porque asumirá que su tristeza no es legítima.

Todos hemos sufrido situaciones penosas, pero debemos entender que los motivos de sufrimiento, la manera en que los sentimos y los recursos de los que nos valemos para afrontarlos son diferentes en cada persona.

3) Mañana verás las cosas diferentes y te sentirás mejor.

¿Y si mañana no se siente mejor? Nadie puede tener la certeza de que mañana será un día mejor y evidentemente si la situación o la manera de actuar de la persona seguirán siendo las mismas, es poco probable que se sienta mejor como por arte de magia.

Esto es importante de destacar porque no se aconseja hacer falsas promesas que sumirán en los deprimidos en un sentimiento de culpa porque bien sabe que al día siguiente no se sentirá mejor.

4) Exageras, no es tan grave.

Cuando alguien está deprimido, no se trata de que exagere o no. La depresión es concebir el mundo, el pasado, el presente y sobre todo, el futuro con una mirada pesimista y desesperanzadora. Esta manera de interpretar las vivencias, las experiencias o las circunstancias no se elige y es importante insistir en ello.

La depresión es una enfermedad y nadie elige tenerla ni disfruta padeciéndola. Por lo tanto, no se trata de falta de voluntad para salir de ese estado.

5) Tienes que hacer un esfuerzo para estar mejor.

Si fuera tan simple como eso, la persona lo hubiera hecho hace rato. El problema de los depresivos, es que concretar este consejo simplemente está fuera de su alcance.

El sentimiento de impotencia que genera esta frase en la persona que sufre depresión es inmensa y evidentemente denota una falta de comprensión, porque claramente esto sería lo más fácil de hacer.

Los depresivos no pueden tomar esta iniciativa y aunque pudiera, no sabría por dónde comenzar.

De la misma manera, podemos intervenir cuando escuchamos que alguien está teniendo una actitud que no ayuda en nada a las personas depresivas. Algo sumamente negativo consiste en decir frases como:

– Debes encontrar la solución por ti mismo.

– ¡Reacciona!

– Ya no te reconozco en ese estado.

– Deja de actuar como un tonto.

– Ya no te compadezcas de tu mismo.

– Nadie dijo que la vida fuera justa.

– Es tu culpa.

– Ocúpate de algo productivo en vez de estar todo el día en la cama.

– ¿Los medicamentos no te solucionaron nada?

– Sólo estás buscando llamar la atención.

– ¿No estás cansado de estar siempre triste?

– Creí que eras más fuerte.

¿Cómo ayudar a una persona deprimida?

Si algún miembro de tu familia o un amigo sufren de depresión, seguramente te estarás preguntando cómo ayudarlo. El apoyo y el ánimo pueden jugar un rol decisivo en la cura de la depresión. Ser comprensivo y paciente debe ser primordial porque los depresivos pueden tener actitudes y conductas difíciles de comprender.

Asimismo, es importante cuidar de uno mismo porque la depresión puede afectar el entorno de la persona que la sufre.

Estos consejos te guiarán en cómo ayudar a alguien depresivo sin que ello vaya en detrimento de tu propio equilibrio.

– Nunca pienses que estás solo para enfrentarte a esto.

– Si necesitas hablar, estoy aquí para escucharte a cualquier hora y con toda confianza.

– Dime qué puedo hacer por ti.

– Lamento verte triste.

– No te preocupes, hablar de tu tristeza no me hará sentir mal.

– Nunca te abandonaré.

– No puedo comprender exactamente tu dolor, pero quiero brindarte mi apoyo.

– Existe una solución a tu sufrimiento, sólo que por ahora no la estás viendo.

– Esto no será siempre así. Encontraremos una forma de salir adelante.

– No debes sentirte culpable, ni tener vergüenza. Esto que te sucede no es tu culpa.

– Las dificultades de hoy van a desaparecer tarde o temprano y podrás ver el futuro otra vez con optimismo.

– Tener pensamientos negativos no te convierte en una mala persona.

– Me gustaría que hiciéramos algo juntos. ¿Hay algo que te gustaría hacer?

– ¿Consultaste con un médico lo que te está sucediendo?

– Te conozco bien y sé que podrás superarlo.

Otras formas de ayudar.

– Organiza una salida.

– Pide que te acompañe a hacer compras.

– Ofrécete a ir a buscar a sus hijos a la escuela.

– Ofrécete a participar en actividades recreativas como una caminata, andar en bicicleta, pasear a las mascotas, ir a la plaza con los niños o ir al cine.

– Sugiere la ayuda de un profesional y ofrécete a acompañarla en su primera visita.

– Sugiere que realice tareas de beneficencia.

Para quienes sufren de depresión, toda ayuda es bienvenida aún cuando no la pidan. Es importante entender que la depresión es una enfermedad y que tiene cura, pero requiere de mucha ayuda externa porque las personas afectadas no siempre pueden ayudarse a sí mismas.

0 SHARE

Post Comments