7 ejercicios para aliviar el dolor de la artritis en las manos.

     17 mins ago
2
Leave a Comment
0 SHARE

La artritis es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de las articulaciones y que provoca dolor, entumecimiento, irritación e inflamación.

Si no se controla, puede provocar importantes daños en las zonas afectadas, que en algunos casos pueden ser permanentes, lo que provoca la pérdida de las funciones e incluso la incapacidad total.

Si bien la artritis puede afectar cualquier parte del cuerpo, a menudo encontramos que se concentra en las caderas, las rodillas, la columna vertebral y otras articulaciones de porte. Es muy común que también afecte los dedos de las manos.

Se trata de una enfermedad crónica, lo que quiere decir que las personas que son afectadas viven con esta enfermedad de manera permanente o recurrente por períodos que van de varios meses a toda la vida.

Vamos a concentrarnos particularmente en la artritis que afecta la articulación de las manos que genera dolor y rigidez. Este dolor puede empeorar ya que las manos son esas partes del cuerpo que usamos a repetición para trabajar, para las tareas domésticas o personales.

Esto puede causar inflamación e irritación del revestimiento sinovial, que produce el líquido sinovial que ayuda a proteger y lubricar la articulación.

Cuando la artritis afecta las articulaciones de las manos, puede causar dolor y rigidez. Ese dolor puede empeorar cuando usas mucho tu mano para tareas repetitivas.

Por ejemplo, escribir en el teclado de una computadora, abrir un frasco o tomar los utensilios en la cocina puede causar molestias. También es común que se pierda la sensibilidad en las manos.

Si bien existen las opciones medicinales u otros tratamientos que su médico puede recomendarle para tratar la artritis en la mano, también podemos reducir el dolor y la discapacidad que genera la artritis de una manera fácil y no invasiva para de esta manera mantener las articulaciones flexibles, mejorar el movimiento y aliviar el dolor. Se trata de ejercicios manuales.

Además de mejorar el movimiento, los ejercicios ayudan a mantener los ligamentos y los tendones flexibles y de esta manera mantener la funcionalidad de las manos. También contribuye a producir mayor cantidad de líquido sinovial que mejora la función articular.

Veamos cuáles son estos 7 ejercicios.

1) Hacer un puño.

Cuando sientas la mano rígida, forma un puño con la mano de la siguiente manera. Extiende la mano colocando los dedos en posición recta y poco a poco cierra el puño colocando el dedo pulgar en el interior de la mano. No es necesario ejercer ningún tipo de presión porque esto probablemente genere dolor. El objetivo es realizar el movimiento dentro de lo que la molestia y el dolor lo permitan.

luego, abre la mano y vuelve a extender los dedos.

Realiza este ejercicio 10 veces con una mano y repite la secuencia con la otra. No necesariamente debes esperar a sentir dolor en la mano. Intenta realizar este ejercicio y todos los demás a diario como modo de entrenamiento.

2) Doblar los dedos.

Vuelve a abrir la mano y estirar los dedos como el ejercicio anterior y dobla el dedo pulgar hacia adentro hasta que toque la palma de la mano. Sostén esta posición durante unos segundos y luego endereza el pulgar nuevamente hacia arriba.

Sigue con los siguientes dedos realizando este mismo ejercicio. Dobla cada uno hacia el interior todo lo que puedas y luego enderézalo. Repite en cada mano.

3) Flexión del dedo pulgar.

Nuevamente extiende la mano con todos los dedos rectos y dobla el pulgar hacia adentro tratando de unirlo con el dedo meñique. Intenta que ambos dedos se unan en las yemas.

Si no puedes alcanzar el dedo meñique, no te preocupes. Simplemente intenta el ejercicio hasta donde puedas. Lo importante es realizar el movimiento. Sostén esta posición durante uno o dos segundos y regresa los dedos a la posición inicial.

Repite el ejercicio 10 veces con cada mano.

4) Haz una “O”.

Empieza una vez más con la mano recta y los dedos extendidos, para ir lentamente cerrándolos todos y formando una letra “O” entre ellos y el pulgar.

Mantén la posición durante algunos segundos, vuelve a extender los dedos y repite el ejercicio con cada mano 10 veces.

5) Haz un “OK”.

Coloca el borde de la mano sobre la mesa de manera recta. Cierra los dedos hacia adentro como formando un puño, pero dejando el dedo pulgar elevado hacia arriba. El clásico gesto de “OK”.

Mantén esta posición durante algunos segundos y luego estira nuevamente los dedos para repetir el ejercicio siempre con el canto de la mano sobre la mesa.

6) Elevar los dedos.

Extiende la mano sobre la mesa con la palma hacia abajo. Intenta levantar cada dedo por separado y sostenerlo durante uno o dos segundos para luego bajarlo a su posición inicial. Repite con cada dedo de ambas manos.

7) Estirar la muñeca.

Las muñecas también pueden verse afectadas por dolor y entumecimiento como consecuencia de la artritis.

Para ejercitar la muñeca, extiende el brazo derecho con la palma hacia abajo. Con la otra mano, realiza una suave presión llevando la muñeca hacia abajo hasta que sientas el estiramiento.

Mantén la posición durante unos segundos, repite 10 veces y realiza el ejercicio con la otra mano.

Estos ejercicios son una importante ayuda y una vez que establezcas una rutina notarás importantes resultados.

Si te resulta difícil realizar estos ejercicios, simplemente intenta hacerlos hasta donde puedas para que, poco a poco recuperes la movilidad y puedas ir logrando mayores avances con el correr del tiempo.

Consulta a tu médico con respecto a estos ejercicios ya que él puede recomendarte distintas variantes y tratamientos alternativos.

0 SHARE

Post Comments